postales

publicado 2014

El delantero Gilardenghi

De baja estatura, bien acicalado, con su campera corta y oscura, y su aire indiscutible de muchacho de barrio, él estaba ahí, como tantos sábados por la mañana, al lado del kiosco de Almafuerte y Garibaldi, con el diario bajo el brazo, como esperando a alguien, que generalmente no llegaba. excursionistas 1967Pero mientras, para matizar la espera, él iba recibiendo los saludos de amigos y vecinos que pasaban, donde por lo general surgía el tema del partido a jugarse en unas pocas horas, o bien el pedido de alguna entrada de favor, a lo que él respondía siempre con afecto. Diario bajo el brazo, sabíamos, donde en alguna de sus páginas aparecía su apellido, o bien su foto, vistiendo la camiseta a rayas de su club. Por cierto, no pocos vecinos se allegaban al estadio del Bajo Belgrano para verlo y gritar sus goles, sus diagonales, o compartir sus sueños de campeón. Después sí, cruzaba la calle, ensimismado, y tomaba el colectivo 3, sin más, rumbo a la cancha de gradas de madera, para ser protagonista del encuentro de la fecha, frente a Los Andes, o Chicago, o Arsenal, que algunos vecinos sabían seguir desde la radio. En el bar Arroyito, recuerdo, algún ejemplar del diario con su foto, o con algún comentario referido a su equipo, iba de mano en mano, junto a la mención de su nombre y de alguna que otra anécdota recogida de los años. Gilardenghi, Nario, Alves de Sousa, Bachini y Obdulio López era la formación de la aguerrida delantera que hoy los viejos hinchas de la divisa verdolaga recuerdan y reviven como desafiando al tiempo. Una gloria, de momento, o para siempre, surgida de los baldíos reverdecidos de la villa, y que ahora queda, y quedará, en esta crónica.

E.D.

Esta breve nota referida a nuestro recordado Gilardenghi está dedicada a los aficionados del Club Atlético Excursionistas, y a los cracks de su historia, con motivo justamente de estar cumpliendo la nombrada institución un siglo de vida.